Saludos, viejo o nuevo amigo de Karma. Siempre es una alegría verte por aquí. Antes de refugiarte de la lluvia racheada en un pub oscuro, donde nadie pueda intuir el bulto de la pistola bajo tu cazadora de cuero, de saltar de tu land-rover blindado empuñando una escopeta antidisturbios, o de secarte el sudor antes de elegir qué cable cortar, reclinado sobre veinte kilos de semtex checo ocultos en el maletero de un Vauxhall rojo, concédenos unos instantes.
Bienvenido a Belfast.
Bienvenido a Irlanda del Norte.
Bienvenido a Los Disturbios: Crónicas de Belfast.